Proyecto De la Exclusión al Reconocimiento, Inauguración Proveeduría Calidad y Ganancia, Julio 2011

El proyecto "De la Exclusión al Reconocimiento" no comenzó por la dotación y entrega de unidades productivas, sino por una estrategia de fortalecimiento personal y colectivo, lo cual dio pie para construir el camino hacia la puesta en marcha de dichas unidades. La estrategia de realizar acciones en lo organizativo en paralelo con lo productivo, permite entender y aprender que la asociatividad no se da por sí misma, y que las ideas productivas en este marco no serán efectivas o exitosas si no se tiene como soporte acciones y estrategias encaminadas a lo organizativo. En esa medida, en contextos donde las dificultades sociales, culturales y económicas son acentuadas, lo económico se constituye en elemento de motivación y vehículo para la participación, a partir de lo cual se genera fortalecimiento social y personal, sin ser aquél el centro de las acciones del proyecto. (Ver documento fuente)

“La Proveeduría ha significado mucho para mí. De pronto económicamente todavía nada, pero a nivel personal y social sí, porque personalmente he crecido y socialmente he conocido muchas personas, y ya me sé defender, he aprendido lo de la caja, y ahí vamos, poco a poco…” (Mujer afrocolombiana de la red de Proveeduría).

“En la miscelánea ya tenemos el negocito. No podemos decir que nos ha dado plata, pues, como pa’ decir que vamos a vivir de eso… pues uno tiene que empezar desde abajo para ir subiendo, y yo espero, pues, y confío en Dios que el día de mañana podamos decir que tenemos un negocio, tenemos muestra empresa y de eso estamos viviendo, y con la voluntad de Dios nosotras las asociadas podamos decir que tenemos un negocio y que vivimos de eso…” (Mujer mestiza de la red de Misceláneas).

“Yo me veo en la red de alimentos a futuro no como una asociada sino como una empresaria, que se forme ya empresa y que salgamos adelante, y que podamos ya vivir de la misma empresa, eso pues es el futuro mío…” (Mujer afrocolombiana de la red de alimentos).

La apertura de la Proveeduría "Calidad y Ganancia" y del restaurante afrocolombiano “Bija y Barullo”, primeras unidades inauguradas, se constituyeron en un hito clave en el proceso con las mujeres, ya que es la consecuencia material de un largo camino recorrido por más de dos años al momento de apertura de dichas unidades. En los pasos previos a la apertura de las unidades, la red de alimentos y de proveeduría realizaron ejercicios democráticos en los que las mujeres elaboraron las reglas de trabajo y eligieron a quienes las representarían en la puesta en marcha de las unidades. A través de una votación que tuvo como criterios la constancia en los talleres, las buenas relaciones con las compañeras y las capacidades para ejercer un cargo en cada unidad, las mujeres pusieron a prueba la solidaridad y el bien común para que el proceso asociativo iniciara su marcha. Aunque no es fácil entender que una empresa social a la cual me encuentro asociada no generará recursos directos en primera instancia, así haya sido seleccionada para un cargo en particular dentro de ella, el reto para las mujeres consiste en seguir luchando juntas para sacar adelante su empresa y posicionarla en el sector. Así lo entienden ellas:

Lo anterior, es un ejemplo de la experiencia de la implementación de un modelo de empresarismo social 21, el cual se encuentra a la base de las unidades productivas. La participación y toma de decisiones de la comunidad se activa gracias a que las mujeres visualizan y sienten que es posible alcanzar las metas propuestas. Ello se da sobre la base de elementos y estrategias diferenciales que han tomado en cuenta las características de la población afrocolombiana que se acompañó: tiempos, imaginarios, saberes, espacios; pero también las particularidades de la mujer como ser humano capaz de movilizar fuerzas distintas a las de los hombres, que redundan en la armonía y calidad de vida de sus familias y contextos inmediatos.

El Restaurante Bija y Barullo se encuentra en operación desde Noviembre del año 2011 hasta la fecha. Durante este período se han beneficiado directa o indirectamente 35 mujeres (77% del total de la red de alimentos), quienes han trabajado en las actividades propias del Restaurante como son: atención en el punto de venta principal, atención de eventos y suministro de refrigerios y almuerzos a instituciones públicas y privadas.

Desde estos aprendizajes, la Asociación de Mujeres Afrocolombianas de Medellín, de la cual hacen parte las cinco redes con sus unidades productivas, cuenta hoy con un restaurante de comida tradicional afro-chocoana (Bija y Barullo); una proveeduría (Calidad y Ganancia) que surte de insumos a buena parte de las tiendas que las mujeres tienen en sus sectores, al igual que a la población cercana a ella; una miscelánea (Blancas y Negras) que ofrece a la comunidad distintos artículos elaborados por las mismas mujeres; una empresa social de cuidado (Soñar con Alegría), direccionada a la atención y cuidado especializado de la primera infancia de los sectores aledaños a ella y, finalmente, la red de peluquería (Peinadoras del Pacífico) que ofrece otras opciones de estética corporal y capilar, basadas en los saberes estéticos afro-chocoanos. (Ver documento fuente)

Proyecto Cooperación para la Equidad. Vereda Moravia – Briceño, Inauguraciones Unidades Productivas, Junio 2011Para el proyecto “Cooperación para la Equidad”, igualmente se constituyó en un hito que dio fuerza a los procesos desarrollados la puesta en marcha de sus unidades productivas. Entre otras iniciativas, se destaca la apertura del Centro de Emprendimiento para las Mujeres del municipio de San Andrés de Cuerquia, el cual alberga los proyectos productivos de Café Internet, Confecciones y Turismo Religioso, además de servir como centro replicador de aprendizajes y lugar de acogida de nuevas ideas de negocio para las mujeres. De igual forma, la apertura del Kiosko Típico Temático en el municipio de Liborina, iniciativa de la Corporación Social y Ambiental de Liborina (CORPOSOAM), ha tenido como objetivo resaltar los productos propios de la región y exaltar la riqueza turística de sus alrededores. Otra de las unidades productivas es SandiRicas, emprendimiento de la Asociación de Mujeres del corregimiento de San Diego, que consiste en la producción de arepas tradicionales antioqueñas, beneficiando a nueve emprendedoras de manera directa. Estas y las demás unidades productivas, contaron con el apoyo de la Universidad EAFIT, quien dirigió la formación hacia el desempeño funcional, productivo y gerencial de los emprendimientos.

Ciento cincuenta y seis (156) Mujeres y hombres de los seis (6) municipios culminaron estudios con la Institución Educativa Tecnológico de Antioquia, que les acreditan como tecnólogos en áreas: Agroambiental, Manejo de Aguas, Sistemas de información, Electrónica y Gestión Comercial.

Según la Universidad EAFIT (2011), las asociaciones que acogen a las unidades productivas cuentan con una estructura organizacional reconocida por los entes públicos de sus municipios, gracias a sus esfuerzos por constituirse legalmente. Asimismo, sus estructuras democrático-participativas evidencian que las asociadas conocen los estatutos de las asociaciones, conformaron sus juntas directivas y realizan asambleas en las que se socializan los avances, dificultades y derroteros de cada asociación. Todas las decisiones se toman entre las juntas directivas y las asociadas, evidenciando el resultado de sus procesos de empoderamiento, organización y asociatividad a lo largo del proyecto. Con respecto al balance de la situación económica de las asociaciones, al igual que en el proyecto de la Alcaldía de Medellín, la generación de ingresos no se evidencia de inmediato, sino que es un proceso que a mediano plazo puede comenzar a generar resultados. Sin embargo, las asociaciones realizan actividades durante el año que ayudan al sostenimiento de las mismas, las mujeres aportan una cuota de afiliación, además de las contribuciones de cada unidad productiva como corresponsabilidad con la asociación a la que pertenece.

Boletín proyecto "Cooperación para la Equidad"

Cada asociación junto con sus unidades productivas (24 en total) han sido capacitadas en el desarrollo de habilidades para el manejo administrativo y financiero de sus propuestas económicas, con el fin de brindar herramientas para su sostenibilidad. En este sentido, ha sido importante la motivación que el proyecto ha dejado en las asociaciones y unidades al realizar contrataciones directas con 9 de ellas, enfocadas en el apoyo logístico para las actividades del proyecto. Esto dinamiza las unidades productivas, fortalece los aprendizajes y ayuda en la identificación de vacíos, errores y fortalezas. Así las cosas, el aprender haciendo que el proyecto Cooperación para la Equidad ha venido implementando como una apuesta metodológica que pone a las participantes en situaciones reales de consecución de recursos, en este caso, ha brindado elementos pertinentes para que cada unidad productiva se cualifique con miras a contrataciones más complejas y en niveles municipales o regionales.

La puesta en marcha de las unidades productivas, sus dinámicas y procesos, tanto en el proyecto de la Alcaldía de Medellín como en el de la Gobernación de Antioquia, permiten ver la importancia que ha tenido el acompañamiento y la formación en asociatividad, como elemento concomitante del desarrollo económico. Si bien hacen falta muchas cosas por hacer, sobre todo en el ámbito de la sostenibilidad, las mujeres y sus asociaciones hoy se sienten con una base fuerte desde la cual asumir sus procesos de desarrollo. Sin la inserción de la mujer en procesos organizativos y de autonomía económica, es prácticamente imposible la superación de las violencias y de los imaginarios sociales que sitúan a la mujer en lugares de inferioridad y debilidad. La organización y el impulso que brinda un proyecto de emprendimiento sitúa a la mujer en una perspectiva que logra interpelar a su contexto inmediato, llevando a que quienes hacen parte de él tengan que negociar, concertar y cambiar sus puntos de vista con relación a la o las mujeres con las que se relacionan. Aunque una transformación radical de lo anterior es un proceso de largo aliento, esta apuesta del Programa AM-BBI viene a sumarse y a aportar a los múltiples esfuerzos que se vienen realizando por la inclusión y respeto de la mujer en todos los ámbitos de lo social. (Ver documento fuente)

 

--
21. El modelo consiste en la creación de una empresa conformada por un grupo de personas, la cual se dedica a la producción de bienes y servicios no sólo para satisfacer su interés particular, sino para alcanzar un objetivo de carácter colectivo es decir, que realiza una función social. El Empresarismo Social tiene un componente social y un componente económico que van de la mano. El componente económico señala que la Empresa Social tiene que generar ganancias y el componente social que la Empresa Social debe suplir necesidades de la comunidad (Tomado de: Empresarismo Social. Documento interno de la Secretaría de las Mujeres, Alcaldía de Medellín).

Galerías

  • Integrantes de la Escuela Itinerante del componente de Diálogo Intercultural del proyecto De la Exclusión al Reconocimiento
  • Integrantes de la Escuela Itinerante durante una pasantía en Cali
  • Grupo musical Almag
  • colectivo de comunicaciones cimarron somos todos y todas
  • Grupo de danza Herederas Afro
  • Grupo de danza moderna Jeipick
  • Grupo de música urbana Revelación La Voz del Pueblo
  • colectivo de musica y baile urbano los ingenieros
  • Teatro Joven
  • Yemayá Palenque Bantú Teatro
  • Integrantes de la Escuela Itinerante del componente de Diálogo Intercultural del proyecto De la Exclusión al Reconocimiento
  • Integrantes de la Escuela Itinerante durante una pasantía en Cali
  • Grupo musical Almag
  • Colectivo de comunicaciones Cimarrón Somos Todos y Todas
  • Grupo de danza Herederas Afro
  • Grupo de danza moderna Jeipick
  • Grupo de música urbana Revelación La Voz del Pueblo
  • Colectivo de música y baile urbano Los Ingenieros
  • Teatro Joven
  • Yemayá Palenque Bantú Teatro

Videos

/ProgramaAMBBI

@ProgramaAMBBI

Contacto

Unidad de Gestión
Programa Antioquia Medellín-Bizkaia Bilbao
Universidad de Antioquia
Calle 70 # 52-72, oficina 405
Teléfono: 219 8814 - 219 8815

Gobernación de Antioquia
Secretaría de Equidad de Género para las Mujeres
Centro Administrativo Departamental La Alpujarra, oficina 603
Teléfonos: 383 8603 - 383 8604

Alcaldía de Medellín
Secretaría de las Mujeres
Carrera 52 # 50-13 Edificio Suramericana de Capitalización, piso 6.
Teléfonos: 219 8332 ext. 9020 - 9021.

Gobernación de Antioquia Alcaldía de Medellín Universidad de Antioquia Bizkaia Bilbao Bilbao Bizkaia Kutxa Universidad del País Vasco Hegoa